• Categoría de la entrada:Cuentos

El mono y el pez

Inspirado en una fábula africana

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Pasito a pasito por el cuento

Érase una vez…

un pequeño mono llamado Quique.

Disfraz de monitos para toda la familia

Quique vivía con su familia en la selva.  En la copa más alta de los árboles donde jugaba y crecía sin preocupaciones.

Nunca había salido de su pequeño hogar y es que nunca lo había necesitado, porque en los árboles todo estaba a su alcance fácilmente.  Además allí vivía protegido de los cocodrilos, que  según  le habían contado sus padres eran unos animales muy peligrosos.

Sin duda debían ser muy malos, porque sólo oír coco… da miedo ¿verdad?

Pero Quique como todos los  pequeños era muy curioso y a pesar de las advertencias decidió salir a investigar.

Así que un día bajó de su árbol y se puso a caminar siguiendo a unos elefantes que marchaban a otro lugar. Para él todo era nuevo, se paraba, observando y tocándolo todo y pronto los perdió de vista.

Quique comenzó a pensar…

… que quizás no hubiera sido tan buena idea salir de casa solo y sin avisar.

Estaba empezando a tener mucha sed y no estaba mamá cerca con ningún coco para beber.

laguna a la que llegó el mono QuiqueCuando estaba empezando a desfallecer,  oyó  un sonido distinto. Se acercó temeroso para ver qué era . Una sonrisa llenó su cara,  no era para menos había llegado a una especie de gran charco. El sólo conocía los pequeños charcos que se formaban en raras ocasiones junto a los árboles.

«Por fin calmaría su sed.  Bueno, parecía que las cosas se arreglaban. » Pensó.

Mientras bebía…

… observaba embobado aquel gran charco, que ya os digo yo era una pequeña laguna.

De pronto vio un pequeño animal, era brillante y de color rojo. Abría mucho la boca y subía y bajaba sin cesar. Dando saltos sobre el agua. Era un pez, pero Quique no había visto nunca uno.

Por eso se asustó mucho. Pensó: «Esa pobre criatura se está ahogando».

Acudió rápido junto al pez  y lo agarró con sus manos.

Menos mal, que había llegado a tiempo, aunque estaba muy frío. ¿Qué más podría hacer?

Después de un meditarlo un rato, se dijo «Iré a ver a mamá. Quizás ella me ayude a calentar a este pobre animal».

Corriendo llegó a casa.

 

Allí le mostró el pez a su madre.

«Quique, ¿qué has hecho?, le dijo ella.

«Salvarlo. El pobre se estaba ahogando.», contestó el monito.

«Pero, Quique…  es un pez y vive en el agua. Fuera no puede estar.»

El mono triste miró al pescadito y comprendió su error.

 

 Aprendió un gran lección ese día.

Aunque tengas buena intención, antes de ayudar hay que saber si realmente necesitan tu ayuda.

Conoce antes a los demás y pregunta primero.

Nota para los mayores

Desde luego el mono Quique tenía buena intención, pero antes de actuar a veces hay que conocer mejor la situación.

Este cuento os puede servir para que los niños más pequeños comprendan que hay que preguntar a sus mayores siempre que no conozcan algo, no intentar solucionarlo todo solos.

Si son ya más mayores podéis hablarles de la empatía, hay que ponerse en el lugar del otro, para comprender lo que siente. Pero también hablar con él para saber si realmente necesita algo.

Si me lo permitís

pensando en Quique cuyo encuentro ha sido una de sus primeras veces os recomiendo este cuaderno para sus primeros trazos 

Ya que estamos con primates, ¿conocéis la historia de Julieta? Un libro muy interesante para tratrar educación emocional  y del que ya os hablé.

Si te has quedado con ganas de más cuentos con monos, os dejo enlaces a dos libros, que además incluyen marionetas, para  leer y jugar. A disfrutar monitos.